Torino en el 2019

Quince días estuve esta vez en Torino.  Unos días en Avigliana, unos días sola en Torino y una semana con amigas.
Como ya escribí mucho sobre Torino en mis otros posts voy a comentar en este sólo lo que no había visto aún en Torino.  Siempre hay cosas nuevas por visitar.
Por ejemplo.  Si bien he caminado y visto el Palacio Real en cada viaje, nunca había entrado a ver los salones y realmente me maravillé con lo que vi adentro. Les paso algunas fotos.
Palazzo Reale de los Reyes de Saboya: Leo en Internet
El lujo imperó en la residencia, por lo menos en lo que se refiere a la segunda planta, dedicada por el rey de Sicilia,  al hijo: los trabajos, en esta fase, fueron dirigidos por el gran arquitecto Felipe Juvarra (o Juvara), habiéndose realizado muchos más después de la abdicación de Víctor Amadeo II, cuando el nuevo soberano se dedicó con gran decisión a la vida mundana.

Si para las remodelaciones dedicadas al heredero Carlos Manuel fue llamado a la corte Felipe Juvarra, para los matrimonios siguientes el nivel de los encargos no disminuyó: para las bodas de Víctor Amadeo III con María Antonieta de Borbón fue contratado Benedetto Alfieri, el cual ya tenía fama como gran arquitecto en el Piamonte.
Destaco el nombre del Arq Felipe Juvarra y el del Arq Guarino Guarini ya que los mencionaré a menudo en las visitas realizadas.
En el Palazzo Reale se puede visitar la Cúpula del Duomo de Torino, (donde se aloja el Santo Sudario)  que se incendió (al estilo de Notre Dame) en el año 1997 y luego de muchos años de remodelación fue reabierta, por concluidos los arreglos en abril pasado.  La misma pertenece al genial Arg. Guarini.

Iglesia de San Lorenzo.  Obra de Guarino Guarini. También la visitamos por dentro.

Palazzo Carignano:
Siempre impacta ver este frente de más de 100 mts de largo.  Esta vez entramos y lo atravesamos por el patio interno saliendo por el Museo del Risorgimento, que tiene a sus espaldas.
Leo en Interntet:  La fachada de este palacio construido por el arquitecto Guarini (cúpula del Duomo de Torino) llama la atención por lo variado de su programa decorativo. En él nació en 1820 Víctor Manuel II, primer rey de Italia.
El Museo del Risorgimento.  El más importante museo italiano dedicado a la historia nacional nace en Turín en 1878, al día siguiente de la muerte del primer rey de Italia Victorio Manuel II. Data de la segunda mitad de 1600. Fue ampliado en la segunda mitad de 1800 para dar cabida a la nueva Cámara de los Diputados del Primer Parlamento Italiano.


Basílica de Superga
Ya había ido anteriormente hasta la colina, manejando, años atrás. Esta vez fuimos en el trencito a cremallera. Interesante paseo.  La Basílica está en remodelación pero pudimos hacer una visita guiada muy interesante.
Leo en internet: fue edificada en el siglo XVIII por Víctor Amadeo II de Saboya en lo alto de la colina de Superga. El arquitecto fue Filippo Juvarra, que usó una arquitectura clasicista con un toque barroco propio del momento. La iglesia alberga las tumbas de muchos de los príncipes y famlia de los reyes de la Casa de Saboya.

El guía nos relató muchísimas historias de los personajes cuyas tumbas están en Superga y hubo 2 que nos impactaron más.  Una es la de Doña Maria Adelaida de Habsburgo, (foto arriba) casada con el archifamoso Victorio Manuel II, primer rey de Italia. La bella y menudita señorita de 13 años la hicieron casar con Don Vitt. M, futuro rey, 21 años mayor que ella, y como era el estilo de la época la mujer era para tener hijos y BASTA!! tuvo 8, pobre… en los últimos años ya estaba sin pelo, sin dientes, sin nada por tanta actividad sexual y pariciones continuas. Pese todo murió a los 33 años en una carroza desplazándose no sé adonde de una tremenda gastroenteritis.
La 2da una tal Irene de Grecia la casaron con un tal príncipe de Saboya, nombrado rey de Croacia, a los efectos de unir 2 territorios. En realidad no había onda entre ellos por desaveniencias política y cuando Italia se retira de la 2da Guerra el rey se abdica de un lugar donde jamás había pisado. Cuando ella va a buscar a su marido éste no estaba, había desaparecido y ella fue tomada prisionera. El ex rey se fugó a Buenos Aires donde murió en 1948. Irene y su hijo se enteran de la noticia por la BBC y no pudieron ir al entierro por no tener dinero suficiente para el largo viaje, ya que todos sus bienes se encontraban confiscados por la República de Italia. Con el tiempo el V duque de Aosta recuperaría parte de los mismos. El nieto de ambos aún anda reclamando la fortuna de los reyes.
Y por último hay en Superga un cuarto con la imagen de los más de 200 Papas que tuvo Roma, desde el 1400 pinturas de la cara de verdad y antes son medias inventadas por los artistas y entre las mismas la del Papa Francesco.

Iglesia della Consolata:  Obra de los Arq. Guarini y Juvarra
Nuevamente visitamos ese mágico lugar y el barrio del entorno, que me fascina.

Por último comentaré que el Arq Juvarra, además de los mencionados hizo 58 obras y edificios de departamentos en Torino. Algunos ya vimos como el Salón de Baile del Palacio de Caza de la Venaria. Y otros quedaron en el tintero como el Palacio de Caza de Stupinigi.  (quedará para otro viaje).  Lo mismo que la visita a la Molle Antenellieana y su Museo del Cine.
Va este edificio de dptos como una muestra de obras  de  Juvarra.

Ascoli Piceno

¿Qué hay cerca para visitar en Le Marche? No mucho.  Algún pueblito costero y algún pueblo en  la entroterra, al pie de las montañas de los Sibelinos.  En Las Marcas no hay grandes ciudades. Pero hay pueblos medievales pequeños llenos de historia y cultura. Por ejemplo Ascoli Piceno.

Se llega en omnibus  (1 hora aprox.) desde San Benedetto. ¿Y qué íbamos a ver?
Lo que hay que ver, leo en internet: 
El casco histórico de Ascoli Piceno está lleno de edificios civiles y religiosos de época medieval.
Magnífica es la Plaza del Popolo en la que se encuentran algunos de los edificios más representativos como el Palacio dei Capitani del Popolo (siglo XIII), el histórico Caffé Meletti, la iglesia de San Francisco (siglo XIII-XIV) y la Loggia dei Mercanti.
La Plaza Arringo es la más antigua de Ascoli y en ella se encuentran el Baptisterio de San Giovanni, la Catedral de San Emidio – catedral de la ciudad, dedicada a su santo patrón-  el Palacio Obispal y el Palacio del Arengo, sede de la Pinacoteca Cívica.
Otros edificios que hay que ver son las iglesias de los Santos Vincenzo y Anastasio (siglos XI-XIV), con la fachada dividida en cuadrantes y la de San Emidio alle Grotte (del siglo XVIII).

Y vimos todo eso. Llegamos en el bus.  Justo había una feria en la Plaza del Popolo, que no permitía observar los edificios de alrededor, por lo que almorzamos primero y cuando se fue la feria recorrimos nosotros.  Muy lindo lugar y agradable pueblito. En Ascoli había algo de turistas.   Dejo unas fotos que valen más que mil palabras, todas sacadas en el centro de Ascoli Piceno.

Y como  digo  después  de cada viaje ….
deberé volver a viajar para continuar con este blog, y … espero sea el año próximo.!!! HASTA ENTONCES….!!!

San Benedetto del Tronto

Fue mi primer visita a la provincia de Le Marche.  La misma está sobre el Adriático, más o menos en el medio de Italia.  La elegí porque nunca había estado en esa zona del Adriático, por tener buenas playas y algo de colinas alrededor, como me gusta a mí, con la idea de pasar 3 semanas de vacaciones en el mar.

IMG_20190628_114820IMG_20190612_180906IMG_20190610_184956

Un éxito.  Playas muy bonitas, anchas, con buena arena, excelentes balnearios, una costanera bien extensa llena de palmeras y árboles, que en junio, estaban todos en flor. Un lugar tranquilo, sin subidas y bajadas, la arena casi al ras de la calle (menos de 10 escalones) y al tener playas tan anchas y largas (cerca de 5 km) aún habiendo bastante gente los domingos,  no se sentía como aglomerado porque había mucho lugar para todos. Además el mar es plano y hay que caminar mas de 80 metros para que el agua te llegue a la cintura eso hace que todos estuviéramos muy cómodos.  Muy familiar y casi diría muy poco turismo.  Sólo cuando ìbamos al mercado escuchábamos hablar en otros idiomas.  Según nos dijeron muchos de Croacia, alemanes, rusos son la mayoría de los turistas.
IMG_20190624_164211_1IMG_20190624_164146IMG_20190612_180906
San Benedetto tiene además una parada de los trenes rápidos que la conectan a Bologna, Milano, Torino, y hasta Lecce y toda la Puglia hacia el sur. Por otro lado hay omnibus que van desde Roma en unas 3 horas. Nosotras nos movimos en tren. Es una ciudad de unos 45 mil habitantes por lo tanto está bien provista de todo.  Seguramente estará bastante llena de gente y turistas de la misma Italia en los meses de Julio y Agosto, pero fue muy tranquilo en Junio, con además excelente clima sin calor asfixiante.
Como dije no es un lugar turístico porque en Le Marche no hay grandes ciudades a visitar.  Sólo pequeños pueblos muy simpáticos en la colina, algunos de ellos muy antiguos y los que  hay en la costa, casi todos estilo pueblo de veraneo.
Una de las comidas características de Le Marche y en especial de Ascoli Piceno son las aceitunas rellenas con carne y luego empanadas y fritas que realmente eran exquisitas.
El centro comercial no es grande pero es simpático y da para pasear mirando vidrieras y sentarse a tomar un prosecco o un helado. Bastante moderno e impecable todo y por supuesto es peatonal.
IMG_20190619_185107IMG_20190619_174653IMG_20190611_185058_1IMG_20190611_181848IMG_20190611_180009
Hay una avenida, De Gasperi que conduce al centro bordeada de departamentos en edificios de hasta 4 o 5 pisos, se ve bastante modernos, con muchos negocios de comidas para llevar, roticerías y pizzerías abajo de los mismos. Tiene bastante bien organizado su sistema de buses para la playa ida y vuelta, y hasta los pueblos próximos vecinos que pasan con bastante frecuencia. Los locales se mueve muchísimo en bicicleta para todos lados. Realmente San Benedetto resultó un éxito y cumplió con creces nuestras espectativas para pasar las vacaciones.
IMG_20190614_114108

Milano en el 2019

Estando en Torino se llega a Milano en una hora de tren rápido, hay muchos trenes al día.  Y ahí fuimos una vez más.
La idea es ir a ver algo nuevo cada vez que voy.  Me faltaba caminar por el Quartiere della Moda y visitar los Navigli (unos canales que fueran construidos para hacer de Milano una metrópoli que pudiera tener acceso desde el mar para, de esta manera, llevar el agua hasta el centro de la ciudad. Por esta razón, en el  año 1179 se construyeron una serie de canales artificiales pero no lograron su objetivo. Sin embargo, sirvió para transportar mercancías y que muchos pasajeros tuvieran acceso a la ciudad.


Leo en Internet:
De hecho, Navigli fue el principal puerto fluvial de Italia a finales del siglo XIX y sus canales surcaban buena parte del centro de Milán. La mayoría de ellos fueron vaciados y cubiertos en 1930 y desde entonces solo permanecen los Navigli como recuerdo de aquel puerto.

Y, aunque nunca se llegó al mar, sí se convirtió la extensa red de canales en una vía fluvial importantísima para la defensa de la ciudad, el regadío agrícola o el transporte de mercancías. Ya desde el siglo XIV el mármol para construir el Duomo navegaba sobre estas aguas.

En la época de máxima extensión de los canales Milán estaba conectada al Lago Maggiore, Como y al Ticino inferior, lo cual significaba la apertura a Suiza y el noroeste de Europa.

Había oido y visto en la tele que los habían limpiado y en sus márgenes hay distintas trattorias, pub y demás.  Partimos en tranvía. Ni bien nos alejamos una 10 cuadras del Duomo ya no se veía tan lindo el barrio, mucho más sucio, gente nada bonita, en fin, que no era la Milano del centro.  Llegamos y la desilución fue peor.  Nada agradable para ver, ni del lugar ni de la gente. Tal vez de noche tenga otra onda pero no se veía nada bien. Total que tomamos un tranvía y regresamos casi a los 10 minutos de llegadas. Menos mal que es cerca!

Sí, caminamos por Montenapoleone mirando las vidrieras de los grandes modistos.  Solo da para caminar unas cuadras, sacar unas fotos y nada más.

Ver los precios de las cosas y ropa que nada tiene que ver con mi vida social y mucho menos con mis posibilidades, pero bueno, al menos caminamos por ahí. Pocas cuadras más y estábamos en el Duomo, la Galleria Vitt Emanuele, los lugares más visitados de Milano.  Mucha mucha gente, muchos grupos de chinos, japoneses, alemanes desfilan por esa plaza todo el tiempo. Demasiado para mi gusto.
Debo decir que Milano es el Duomo y la Gallería. La Scala sólo si uno va a una función ya que de afuera no dice nada el edificio. Y  la “Ultima Cena” si uno compró el billete para entrar con anticipación y quiere hacer la cola.  Tambièn para el Duomo hay que comprar un billete, previa cola y cola para el registro antes de entrar …Cosa que habiéndolo hecho años anteriores decidí NO volverlo a repetir.

No pensábamos ir a ver la Ultima Cena por lo que nuestra visita a Milano concluía con eso. En realidad no hay nada más para ver. La ciudad no tiene ni la gracia, ni los edificios impactantes de Torino ni más lugares a visitar. Caminar por el barrio Brera ya lo habíamos hecho en otros viajes y no daba para regresar.  No teníamos intención de ir a ninguna muestra de ningún tipo. Almorzamos en Corso Dante, mientras mirábamos los tours que seguían entrando siguiendo la banderita de su guía y partimos en subte a la estación Central.  Caótica por la cantidad de gente que va de un lado a otro.  Ruidosa y con poco lugar para sentarse a esperar un tren.
Realmente voy a tachar Milano de mis visitas porque ya fui mucho, hay mucha gente y así no me gusta.

Avigliana – 2019

Es un punto de partida en muchos de mis viajes a Italia, ya que es un pied à terre en casa de mi familia, además era el lugar más cercano a Giaveno, una visita que se me antojaba.
Avigliana está a media hora en tren de Torino, al pie de la Sacra de San Michele, y tiene un simpático centro histórico, donde además de ir a visitarlo tuve la oportunidad de ver un show de música, canto y baile con la Filarmónica de Avigliana.
El camino a la Sacra y a Giaveno atraviesa por entre los dos lagos de Avigliana, el Grande y el Chico.  Pasamos por los dos. El Grande rodeado de hermosas montañas, muy verdes por la época del año, donde hay senderos para caminar por todo lo largo, trattorias, boliches, hoteles, y casas.  Al lago Chico fuimos a tomar una cerveza en uno de los boliches que está en el camino. Son lugares frecuentados por quienes hacen footing, canotaje, o solamente para sentarse a hacer un picnic en familia.
Pasando por una de las calles surgen vistas al centro antiguo, a iglesias en las colinas y al viejo castillo destruido en la guerra.  La ciudad es linda, prolija y tiene todo lo necesario para hacer una vida de pueblo tranquilo,  de  12000  habitantes.

El centro histórico pequeño pero fue un bonito lugar para presenciar un concierto al aire libre

Ischia

Fue nuestra primera visita a Ischia. Toda una expectativa.  Ir al puerto de Nápoles, subir al ferry y mirar la bahía y las vistas de Napoles mientras el ferry se alejaba con la presencia imponente del Vesubio de fondo. Los enormes barcos estacionados de punta en el puerto y el marco de la ciudad que la rodeaba es un espectáculo digno de ver una vez en la vida. Es un viaje placentero de poco más de una hora y media, en ferry. En aliscafo se va en una hora pero uno se pierde las vistas. Partiendo de Nápoles con el Vesubio presente
Hace una breve parada en Procida y de ahí unos 15 minutos después ya se entra en el puerto de Ischia. Tanto en uno como en otro lugar hay muchos taxis y micros esperando a la gente que llegará en cada viaje.  El ferry es más barato que el aliscafo, 12 euros contra 17 euros para personas sin auto. Son muchos y varias líneas las que hacen este recorrido cada día.  Y también salen barcos para otras islas en excursión tipo Capri, o Positano por nombran un par.
Procida
Ischia es una isla pequeña, se la recorre en un par de horas en bus de línea. En el medio tiene un volcán apagado por lo que los pueblos (5 en total) están sobre el mar o casi. En el resto de la isla hay villas desparramadas por todos lados.
Sant`Angelo


Ischia Porto es adonde llegamos.  Corre paralelo al mar y  las pequeñas bahías formando las playas y a continuación está Ischia Ponte, llamada así por el puente que la une al Castillo Aragonés. Se diría que es un sólo pueblo con 2 nombres y con una extensión de no más de 2km. Una calle principal Via Roma, con los comercios, restaurantes, trattorias, y demás actividad comercial, peatonal toda, y otra paralela por donde circular los autos y los colectivos que rodean la isla hacia y la izquierda y hacia la derecha.

Habíamos alquilado un departamento sobre Via Roma a 200 mts de la playa ya que nuestra ida a Ischia fue para hacer nuestras vacaciones de playa y descanso.  Nada de turismo hicimos salvo la vuelta a la isla.  Ni siquiera llegamos al castillo, aunque sí al puente para verlo de lejos. Ischia me gustó mucho y cumplió su cometido de sol, playa y dolce far niente.

Click aquí para ver nuestro video

Este año, el 2018 tuvo bastante de turismo junto con vacaciones. Recorrimos un poco el norte, luego los pueblos de la Campania para terminar en Ischia. Fue algo nuevo y algo ya conocido, algunos lugares visitados varias veces, otros, como aquellos que me gustaron mucho, regreso unos años después y siempre agrego lugares nuevos.

Comentario final: Italia volveré.

Pero para esto y
para continuar con este blog deberé volver a viajar...
como digo siempre, y espero no pase más de un año en regresar a Italia.

Hasta la próxima!

Marina di Ascea en el 2018

La idea era ir a pasar el día en sus playas hermosísimas, pero el clima nos jugó una mala pasada matinal: llovió a cántaros.  No obstante fuimos con la idea de aprovechar su buena feria de los jueves.  Llovía tanto que sólo unos pocos puestos se habían quedado por si llegaba algún cliente y ahí nos dirigimos ni bien llegamos.  Terminamos pronto de mirar y comprar porque eran pocos lugares. Una lástima.  De la playa ni hablemos, quedó para una próxima vez. Lo que si disfrutamos y mucho fue del almuerzo.  El balneario ya conocido por mí que tiene un chef de primera y comimos creo, uno de los más inolvidables almuerzos.  Así había sido las 2 o 3 veces que había almorzado ahí en el año 2012 y continúa siéndolo.  Tanto que les dejo el nombre del Lido por si alguna vez llegan a Marina di Ascea no se lo pierdan y esto es algo que normalmente no hago: RISTORANTE LO SCIABECCO.
Van algunas fotos de ese día recordando que la Marina tiene magníficas playas.

Con esta visita terminaba nuestro recorrido por la zona y de Agrópoi partimos de regreso a Napoles para ir a Ischia.

Santa Maria de Castellabate

Esta hermosa playa y pueblo es conocido ahora luego del gracioso film Bienvenidos al Sur.  Aunque el film sucede en el pueblo, que está arriba de la marina, es la playa adonde va la gente, solo yendo a pasear al pueblito de la colina.

Tiene un pueblo pequeño, con una peatonal paralela al mar, con sus negocios típicos, todo rodeado por la colina. Unas magníficas playas de arena fina, algún edificio histórico y listo, solo un lindo lugar para ir a la playa.  Sin duda alguna lo hubiera elegido para hacer posta ahí, si hubiera tenido una estación de tren, pero éste pasa y para en Agropoli.  Lo mejor es mostrar algunas de las fotos.

 

Agropoli

Llegar a Agropoli fue algo planeado desde hace tiempo para hacer visitas a los pueblos de la Campania al sur de Salerno.  Algunos ya visitados por mí y que tenía ganas de volver a ver y otros nuevos.
Agropoli fue la opción por tener una estación de tren que une Napoles con toda la costa del sur. Tiene además un centro histórico pequeño, es tranquilo y tiene una buena playa. Seguramente daba para más teniendo auto, pero a pie, como vamos nosotros, nos limita a la playa de enfrente y el centro, sin mucho más paseos.
A 1:30 hs de Napoles en tren, 10 km de Pestum, 20 minutos en auto de Santa Maria de Castellabate, 30 minutos en tren de Marina di Ascea la convierte en un punto interesante para los recorridos que pensábamos hacer en una semana. Descanso por la mañana en la playa y paseos por la tarde en tren.
Eso hicimos, Agropoli cumplió con lo planeado.  Un punto de encuentro